ENTRENAMIENTO PSICOLOGICO MEDIANTE LA PRACTICA IMAGINADA

¿Quieres aprender y perfeccionar tus movimientos en menos tiempo?

Practícalo en tu mente y así lo lograras.


A lo largo de su formación, el tenista siempre está aprendiendo nuevos movimientos, cambia la postura de los pies al iniciar el desplazamiento, aprende a hacer el Split, modifica la terminación de los golpes, el grip, mejora el revés y demás.

Aprender a realizar los movimientos de una determinada manera no es fácil. Hay que ejecutar muchas repeticiones hasta que el movimiento correcto es automatizado. Pero este aprendizaje se acelera cuando utilizamos la “Práctica imaginada”. 

La visualización produce conexiones neuronales y contracciones musculares muy parecidas a las que generan el movimiento real. Los músculos se activan siguiendo la misma secuencia, aunque generando contracciones de mejor intensidad. Por ello, la práctica imaginaria, combinada con la práctica real en cancha, hace que la automatización del movimiento se produzca en menos tiempo.

La correcta aplicación de esta técnica incluye una serie elementos.


Recopilación de información técnica

Primero se debe determinar cuál es el movimiento que se necesita mejorar. El psicólogo debe recibir del entrenador una descripción de las características propias del movimiento bien ejecutado y una información sobre la ejecución del atleta: “El movimiento debe realizarse de esta forma y el atleta lo está realizando de esta otra”.


Evaluación

Luego el psicólogo debe evaluar si el atleta sabe como relajarse y como representar un su mente imágenes visuales, sensaciones corporales y sonidos.

¿Puedes acostarte en tu cama y hacer que tus músculos se pongan suaves? ¿Puedes cerrar tus ojos y ver la película de un remate bien ejecutado? ¿Escuchar el mismo sonido que ocurre cuando lo realizar adecuadamente? ¿Colocar en tus brazos y piernas la misma sensación que se produce cuando ejecutas el movimiento correcto?

Usualmente, el tenista ya posee estas habilidades. De no ser así, primero habría que enseñarlo a hacer eso, ya que la técnica se basa en ello.


Grabación sonora

Tomando la información que da el entrenador, se crea una grabación sonora, que lleva al tenista a imaginarse ejecutando el movimiento correcto. Esta debe tener todos los contenidos necesarios, debe incluir todos los detalles de la ejecución y hacer énfasis en aquellos que el atleta suele realizar inadecuadamente.

Supongamos que el problema es la inclinación de la raqueta al momento del impacto. Entonces, la grabación debe hacer énfasis en llevar al atleta a imaginar que su muñeca esta en la posición correcta mientras hace el movimiento.

Y también debe incluir los tres sentidos de vista, oído y tacto: (1) la imagen de la muñeca golpeando con la postura correcta, (2) la sensación corporal que esa postura le genera al atleta y (3) el sonido que se escucha cuando la pelota es impactada correctamente.


Sesiones de entrenamiento

Una vez diseñada la grabación, el atleta debe escucharla diariamente y visualizar siguiendo sus instrucciones. Por lo general, con una o dos semanas de práctica imaginada, los resultados son altamente notorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario