EL AMBIENTE NO SE ADAPTA. CON UN PSICOLOGO DEL DEPORTE, APRENDES ADAPTARTE TU


¿Puedes imaginar aun tenista profesional molestándose porque el oponente no le regala ni una sola pelota?

El tenis es una competencia… ¡Nadie regala nada!... pero los psicólogos del deporte podemos identificar tales actitudes erradas incluso en tenistas profesionales, aunque muy poco en los de alto nivel. Algunos miran al cielo y abren sus brazos para pedirle a Dios que sea más generoso, justo o sensato. Pero el Sr. podría estar esperando que tú fortalezcas tu carácter. El trabajo de un psicólogo de deporte es ayudarte a ser indomable, a enfrentar los obstáculos con decisión y valentía.

Supongamos que estás jugando en una superficie maltrecha, la bola rebota hacia cualquier lado, tu zapato se atasca en las grietas y el relieve perjudica tu equilibrio durante los desplazamientos, las frenadas y los golpes. Se humilde y no ye quejes pensando: “!Por Dios!... ¿Cómo es posible que alguien como yo tenga que jugar aquí?”. Él no hará un milagro para que tu cancha se aplane. Eres solamente tú quien debe modificar tu percepción visual sobre la pelota, tus pisadas y tus golpes para poner ganar.

El suelo no cambiará en segundos pero el viento sí. Y puede mover tu pelota para donde le provoque. La misma Serena Williams pasó por esto durante la final del US Open 2013. Jugaba muy mal mientras estaba indignada con los abusos del viento y hacía gestos hacia el cielo. Una vez que se calmó y asumió una postura más humilde, pudo remontar el partido que jugaba contra Victoria Azarenka.

Cuando pretendía que el viento se adaptara, estuvo jugando realmente mal. Todo mejoró cuando decidió adaptarse ella.

El buen tenista debe solucionar como puede al momento y también debe ser un estudioso de su deporte. Si hoy fui vencido por el viento, mañana busco la solución en internet. La próxima vez estaré mejor preparado.

Por ejemplo, para lidiar con el viento debes: (1) moverte más rápido y realizar mayor cantidad de pasos de ajuste para posicionarse frente a la pelota, (2) aceptar que tendrás golpes menos precisos y deberás arriesgándose menos hacia las líneas, (3) aceptar que, muchas veces deberás realizar algunos golpes adicionales antes de que se presente la verdadera oportunidad de winner, eso requiere paciencia, (4) hacer el swing más corto, no con la raqueta tan atrás para no dar tiempo a que el viento te quite la pelota, (5) usar más topspin al tener el viento a tu favor y (6) pegar de forma más plana cuando lo tienes en contra.

Y existen más recomendaciones, la información está disponible, tú solo tienes que buscarla. Ahora bien, hablando en términos generales, existen malos árbitros, climas difíciles, canchas en mal estado, oponentes tramposos, seleccionadores injustos y demás. La pregunta clave es ¿Qué vas a hacer tú ante eso?

¿Pelearás con el árbitro? ¿Ofenderás al Capital de la Copa Davis? El primero te quitaría los puntos que ganes y el segundo no te convocaría más nunca. Si descargas tu rabia contra la pelota, la enviarás fuera de la línea o la dejaras en la red. Hay formas más inteligentes de reaccionar, tienes que tratarlos bien para que todo comience a funcionar en tu favor.

En resumen yo diría que, ante las adversidades externas, un tenista debe controlar sus emociones, dejar de quejarse y adoptar medidas inteligentes.


¿Te ha gustado el artículo? ¿Conoces a alguien que necesite leerlo?... ¡Ayúdalo!... Has que le llegue empleando los botones de las redes sociales y deja que él mismo se pregunte: ¿Por qué me están enviando a mi esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario