¿SABES TODO LO QUE UN TENISTA DEBE HACER DURANTE LAS PAUSAS?


“Algunas respuestas van más  allá de lo evidente”


Cualquier persona diría que la pausa entre un punto y otro es el momento para analizar lo ocurrido y modificar la estrategia si es necesario. Alguien con más conocimiento diría que también es para controlar las emociones, recuperar el entusiasmo o retomar la concentración. Pero el verdadero experto agregaría otras funciones menos evidentes: (1) ensayar mentalmente, tanto los próximos ajustes en la mecánica de sus movimientos, como las decisiones que debe tomar ante determinadas situaciones de juego, (2) controlar el nivel de activación del cuerpo, (3) recuperar las energías y (4) manejar los tiempos del partido. Todo ello se describe a continuación.


El manejo del tiempo

Digamos, por ejemplo, que la pausa o entrepunto se emplea para pensar. Entonces te pregunto: ¿Usualmente tienes tiempo para pensar durante ese lapso? ¿Tu oponente suele tener tiempo suficiente para ello?...  Y ahora reflexiona pensando Qué tan rápido caminas tú luego de haber finalizado el punto.

Lo ideal sería que TU SI tuvieses el tiempo necesario, pero el OPONENTE NO. Eso se logra ajustando tu velocidad al caminar.

El espacio entre puntos suele emplearse para analizar los propios errores y planificar los ajustes inmediatos. Entonces, si tú ya sabes los ajustes que debes hacer y percibes que el otro necesita tiempo para analizar lo ocurrido, puedes caminar más rápido. Pero si eres tú mismo el que necesita pensar, debes caminar lento.

También es aconsejable observar al oponente y pregúntate cómo reacciona él cuando tú caminas más rápido. Algunos jugadores se sienten presionados y ejecutan el servicio más rápidamente, sin haber logrado conentrarse. Otros se colocan en posición para recibir tu saque sin haber se preparado mentalmente. Incluso, algunos ejecutan una mala devolución porque comenten el error de quedarse realizando análisis de lo ocurrido en el punto anterior, en vez de centrar su atención en el servicio que tú estás a punto de realizar ahora.

Si por el contrario, caminas con mayor lentitud, algunos oponentes suelen desesperarse. Pero otros son más astutos y no comenten ninguno de los errores anteriores. Estos controlan sus emociones y se toman el tiempo que necesitan independientemente de tu rapidez al caminar.

Eso es lo que debes hacer tú, tienes que manejar tus propios tiempos durante la pausa, evitando que sea el oponente quien los controle. Y si el rival te lo permite, entonces debes tratar de ser tú quien maneja los lapsos que él se toma en esos momentos.


La recuperación de la energía

En el tenis, la resistencia es crucial. Pero el cansancio siempre aparece y el atleta debe recuperar su energía produciendo “El Segundo Aire”. La resistencia o capacidad aeróbica es la habilidad del cuerpo para trabajar sostenidamente utilizando el oxígeno. Entonces el segundo aire aparece cuando el tenista respira mejor, y el momento adecuado para concentrarse en ello es precisamente la pausa entre los puntos.

Guiándose por las sensaciones de su cuerpo, el tenista puede  relajar las tensiones musculares que bloquean el fluir de la respiración, modificar el ritmo o velocidad de sus inhalaciones y exhalaciones, aumentar o disminuir la cantidad de gas que introduce en sus pulmones y también modificar las pausas que hace antes de expulsar el aire tomado.

Si tomamos aire y lo expulsamos muy rápido de inmediato, la cantidad de oxígeno que llegue a la sangre será menor. Allí expulsamos una buena parte del oxigeno que hemos inhalado.

Cuando la sangre recibe poco oxígeno, el cansancio aumenta y al absorber la cantidad adecuada, disminuye. El exceso de oxígeno podría producir sensaciones corporales desagradables.

Al estar en la cancha, es la sensación corporal la que puede decirle al tenista como modificar su respiración.

Ahora bien, la asociación entre la respiración y el segundo aire va más allá del oxigeno inhalado. El cansancio se relaciona con exceso de calor en el cuerpo y la respiración es un mecanismo fisiológico que permiten regularlo.
Durante años, he trabajado con atletas de diversas disciplinas llevándolos a recordar y visualizar lo que hacen para solucionar los problemas durante las competiciones. En más de una oportunidad, me han relatado lo siguiente: colocan su boca hacia fuera formando un círculo con los labios, toman aire por la nariz y lo botan por la boca, inhalan y exhalan de inmediato fuertemente, de forma repetitiva, como si estuviesen soplando diversas velas de cumpleaños. Gracias a ello, el calor disminuye y se recuperan del agotamiento.

Por otra parte, el cansancio no solamente es fisiológico, también depende de la forma como nos sentimos. Muchas veces nos cansamos porque estamos desanimados. Cada estado emocional tiene su propio patrón respiratorio. Si comenzamos a respirar de la forma como usualmente lo hacemos cuando estamos entusiasmados, entonces las ganas de jugar surgirán de nuevo.

Por nombrar solo un detalle, un ritmo respiratorio sumamente lento puede implicar desanimo  y disminuir el nivel de activación en el cuerpo del tenista. Cada deporte requiere un nivel de activación adecuado. Cuando las disminuciones o los excesos el nivel de activación perjudican el rendimiento, el control del ritmo respiratorio permite recobrar el equilibrio.


La visualización o ensayo mental

Muchas veces, el tenista identifica sus fallas durante las pausas. Por ejemplo, descubre que debe cambiar la postura de los pies o que debe ha debido atacar subiendo a la red en determinadas situaciones. Pero luego no logra implementar esos cambios.

Lo que le falta es el ensayo mental. Antes de comenzar a jugar el próximo punto, el atleta debe verse a si mismo tomando esa decisión adecuada ante la situación de juego que lo amerite. También puede visualizarse colocando los pies de la forma correcta.



Para finalizar, si tomamos en cuenta que las pausas entre los puntos permiten la evaluación y juste tanto de las estrategias como de la ejecución motora, que permiten controlar las emociones, manejar los tiempos y recuperar las energías… Entonces, podemos decir que muchos partidos se ganan durante las pausas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario